El camino Toulze y las primeras colinas de Gaillac

Hubo un tiempo en que era el camino para ir de Toulouse a Lyon. Hoy es una pequeña y encantadora ruta, entre Gaillac y los primeros viñedos, para dejarse llevar aprovechando los magníficos pinos que lo flanquean y la vista sobre el valle del Tarn.

  El camino Toulze (Cami Toulze para los iniciados) rodea Gaillac por el norte. Es el límite de la ciudad antes de sumergirse en un paisaje de viñedos que se extienden sobre toda la denominación de los vinos de Gaillac. Si giráis hacia el oeste, llegaréis a Rabastens al ritmo de este pequeño camino bucólico, que no os incitará a jugar a los pilotos de carreras, sino a pasear tranquilamente.

 

Las casas de ladrillo rojo suceden a viñedos, pinos piñoneros y huertos. Pasaréis por delante del castillo de Saurs, su parque y sus dos palomares muy bien restaurados. Aquí el camino Toulze todavía toma prestada la vía que siguieron los primeros peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela

Es el lugar perfecto para sacar las bicicletas, las deportivas para los paseos tranquilos o las botas para los que prefieren las marchas más largas, ya que los itinerarios de senderismo están muy cerca y son de fácil acceso.

Por las pequeñas rutas transversales se puede llegar a Rabastens o Lisle-sur-Tarn, bordeando los campos, los bosques de viñedos y los huertos. En las inmediaciones de Gaillac, el camino Toulze es el destino idóneo para relajarse y evadirse, deambular y soñar.

 

TAMBIÉN OS GUSTARÁ