Couffouleux

Frente a Rabastens, al otro lado del puente que cruza el Tarn, se encuentra Couffouleux. La conurbación es reciente y debe su desarrollo al establecimiento de la línea ferroviaria Toulouse-París durante el Segundo Imperio y a la apertura de la estación en 1864.

Coufouleux, en la confluencia…

En el municipio de Coufouleux el Agoût desemboca en el Tarn, de ahí el origen etimológico latino confluentia; pero para averiguar si toma una o dos «f» nadie ha llegado a ponerse de acuerdo; las dos ortografías Coufouleux y Couffouleux se aceptan a partir de ahora.

Coufouleux está en las inmediaciones de Rabastens… basta con pasar el puente. Por cierto, la vista es magnífica, tanto de Coufouleux como de Rabastens. Un servicio de bus gratuito conecta los dos centros de las ciudades varias veces al día.

La ciudad se desarrolló en los siglos XIX y XX alrededor de la estación y como un eje de comunicación del Rabastinois..

Además, cuatro aldeas estructuran el territorio municipal: Saint-Pierre de Bracou, Sainte-Quitterie, Saint-Victor y Saint-Waast. Cada una de ellas tiene una iglesia. Saint-Waast y Saint-Pierre de Bracou están clasificadas como monumentos históricos.

A 50 metros del Agoût, Saint-Waast (o Saint-Vast) es una pequeña iglesia construida en el siglo XII. Tiene la apariencia tosca de las antiguas iglesias rurales románicas.

Estaba dedicada a san Eparoblus, llamado «Cybard». En el siglo VII, Saint-Cybard permaneció recluido en una cueva situada bajo la muralla norte de Angoulême. Su nombre, que se transformó en Saint-Bas en el siglo xVII, se convirtió en Saint-Waast a mediados del siglo XIX.

El interior, sin florituras inútiles, con los fuertes pilares y la bóveda de cañón, también es característico de un arte que rechaza la futilidad. La nave, única, está construida en piedra de cantería y estructura de madera. El ábside, en forma de bóveda de horno, conserva su ventana románica; el tramo de bóveda del coro sobre bóveda de crucería del siglo xV había sostenido un campanario cuadrado. Fue reemplazado en el siglo xVII por un campanario de ladrillo perforado por tres vanos, levantado en la fachada encima del portal.

 

TAMBIÉN OS GUSTARÁ