Degustaciones de Gaillac por los viticultores

Los vinos de Gaillac se asemejan a sus terruños y a sus viticultores: sinceros, generosos, felices y plurales. La diversidad de los suelos, la historia de las variedades de uva y de los métodos de vinificación permiten proponer una amplia oferta, adaptada a todos los momentos privilegiados de la vida y satisfacer muchos maridajes de platos y vinos.

AOP Gaillac Rouge (tinto)

Para los tintos, la palabra clave es glotonería. Elaborados principalmente con cepas braucol, duras, syrah y prunelard, los tintos de Gaillac son vinos equilibrados, distintivos, con taninos redondos que conservan una frescura aromática, con aromas de frutas rojas, de pimienta y de regaliz. Acompañan cassoulets, patos, platos de caza y otras especialidades del sudoeste, pero su frescura y redondez les permiten otros maridajes, como el aligot (puré de patatas con queso), las chuletas de cerdo o de cordero, las andouillettes (morcillas cocidas), las aves de corral, así como platos tradicionales en salsa. Para probar también en un tajine, la sutil influencia mediterránea se vuelve aún más evidente.

 

AOP Gaillac Rosé (rosado)

Los rosados se elaboran principalmente en prensa directa (jugo recolectado directamente de la prensa). En efecto, el rosado no proviene ni de la mezcla de vinos blancos y de vinos tintos, ni siquiera de uvas rosadas. Las variedades dedicadas al rosado son a menudo uvas negras con carne blanca y es la ausencia de maceración (operación que macera la piel, la pulpa y las pepitas, para integrar los taninos y los aromas), que le confiere su color y su frescura. Duras, syrah y braucol son las variedades de base de los rosados. Delicados, finos y afrutados, en los rosados se encuentran aromas de dulces ingleses, de especias y de frutos rojos. Si su terreno predilecto es un aperitivo, maridan maravillosamente con chuletas de cerdo, charcutería o carnes blancas. Es el compañero perfecto de las tapas.

AOP Gaillac Blanc Sec y Gaillac Blanc Sec Premières Côtes de Gaillac (blanco seco y blanco seco Primeras Colinas de Gaillac)

A partir principalmente de cepas mauzac, loin de l’oeil* y muscadelle y más ocasionalmente de ondec y sauvignon, los vinos blancos de Gaillac son intensamente afrutados, delicadamente estructurados por sutiles aromas de fruta blanca (manzana, pera) y de flores blancas. Son muy adecuados para acompañar pescados y mariscos cocidos, como rape, gambas o vieiras. No dudéis en degustarlos acompañados de quesos, por ejemplo, con uno de cabra local o un beaufort (queso de vaca de Saboya). También combinan muy bien con pollo cocinado como pollo de Bresse, o con champiñones.

*Loin de l’oeil: Se refiere a una cepa llamada así, textualmente, «lejos del ojo» por lo largo del tronco y brote.

dégustation vin gaillac

AOP Gaillac Blanc Seco Perlé (blanco seco perlado)

En los mostos más frecuentes de mauzac, loin d’oeil y muscadelle, se activa una segunda fermentación, lo que hace que el vino se «perle», luego se detiene antes de embotellarlo. El perlado revela aromas de manzana y cítricos. Con una excelente vivacidad y elegante frescura, es ideal como aperitivo o para tomar con marisco.

AOP Gaillac Doux (dulce)

Surgido de una selección de parcelas de mauzac, loin de l’oeil y muscadelle, la cosecha se lleva a cabo después de la concentración de uvas en el tocón (parte del tronco unida a la raíz). La vinificación se realiza a baja temperatura para mantener todos los aromas. Su nariz es intensa, la boca dulce, con un agradable equilibrio de aromas de pera, fruta confitada, manzana al horno o membrillo.

AOP Gaillac «vendanges tardives» (vendimias tardías)

Rara y exclusiva producción. A partir de las mejores parcelas de loin de l’œil y de ondenc (las cepas ancestrales e identitarias de la denominación), las uvas se cosechan manualmente y más tardíamente, favoreciendo la pasificación (concentración de azúcar) natural y la acción de la podredumbre noble. El resultado son vinos suaves y esponjosos, complejos y potentes, de una gran persistencia en nariz y boca, con aromas de membrillo, miel, higo seco y de frutas exóticas. Se saborean en el aperitivo y acompañan muy bien al fuagrás y a la mayoría de los postres.

AOP Gaillac «méthode ancestrale»

Es el método original de hacer un vino efervescente. La fermentación se completa en la botella permitiendo una espuma natural. El «método ancestral» de Gaillac se elabora a partir de mauzac. Son vinos elegantes, con aromas de manzana verde o flores blancas, revelados por la vivacidad de sus finas burbujas; vinos para grandes eventos, aperitivos y postres.

Primeur rouge et blanc (tintos y blancos tempranos)

Los tintos tempranos surgen de cepas gamay y se vinifican en maceración carbónica. Esta técnica confiere aromas típicos de frutos rojos y amílicos, una frescura agradable y una presencia reducida de taninos. Los blancos son finos y vivos, con aromas de cítricos y flores blancas.

TAMBIÉN OS GUSTARÁ