El jardín de los Martels

En este parque floral de 35.000 metros cuadrados, ubicado en Giroussens y clasificado entre los más bellos de Francia, hay jardines de todo tipo, un invernadero exótico y acuático, un mirador y una minigranja cuyos huéspedes viven en semilibertad.

El jardín de los Martels complace a todos: a los niños que deambulan por un país maravilloso; a los aprendices de jardineros, maravillados por la diversidad de los jardines; a los románticos, que se abandonan a merced de sus sueños, o a los amantes de la meditación, en busca de bienestar.

Inicialmente todo es una historia de familia y pasión. En 1969, André y Marie-Thérèse Reyniès abandonaron su Aveyron natal para establecerse en Giroussens. Compraron una granja con sus tierras y se establecieron para criar patos y cultivar maíz. Siempre habían sentido amor por las flores, por lo que comenzaron a organizar las inmediaciones de la granja, y crearon bellos macizos florales y amplios senderos plantados de hierba.
La historia podría haberse detenido aquí, pero la pasión se apoderó de todo, de parterre en parterre, de una planta a otra, hasta convertirse en un magnífico parque, que reúne más de 2.500 variedades botánicas, donde los ambientes se entrelazan, los perfumes se entremezclan y en el que deambular libremente es un placer. De hecho, la libertad es una sensación permanente, no hay señales de «prohibido pisar el césped» que perturben la tranquilidad. Durante la visita, los encuentros se multiplican con los huéspedes de la minigranja, con los que os cruzaréis a lo largo de vuestro paseo, peces, anfibios, tortugas, cabras, ovejas, ciervos, ponis, gansos, patos, gallinas, vacas e incluso llamas.

Después de años de pasión y expansión, el jardín de los Martels ha sido clasificado como «jardín remarcable» en 2009.

 

Le Jardin des Martels en vidéo
  • jardin martels
  • jardin des martels 2

De la búsqueda de huevos a los aperitivos con jazz

El jardín es escenario de eventos, dedicados tanto a niños como a adultos. ¡El lunes de Pascua se esconden 13.000 huevos de chocolate por los jardines! Un buen momento para alimentar todos los sueños de los jardines encantados. El festival del loto, a principios de julio, combina la lectura, clases de cocina, inicia en el arte deI ikebana (el arte de la composición floral japonesa) y del origami (papiroflexia), los bonsáis, los masajes e incluso practicar la caligrafía… ya lo habréis adivinado, ¡una cierta pasión por el arte japonés parece seducir a los propietarios del lugar!

Los aperitivos de jazz en junio son una forma maravillosa de disfrutar de los jardines y durante todo el año se organizan exposiciones temporales para deleite de pequeños y mayores.

 

El tren-tren de las vacaciones

 El pequeño tren turístico, patrimonio auténtico del siglo XIX, os llevará a través de la historia, que los entusiastas que lo conservan os explicarán encantados, hasta el jardín de los Martels. Esta puede ser una buena ocasión para disfrutar de una jornada de descubrimiento.

Un programa excepcional

Una propuesta es empezar por la mañana en Giroussens para revivir el saber hacer (savoir-faire) ancestral de los alfareros y apasionaros por el uso contemporáneo de la cerámica. Luego, acompañados por un guía conferenciante (tipología existente en Francia), visitar la iglesia gótica erigida a finales del siglo XIII por los abades de Saint-Salvy d’Albi. Al mediodía, el área de pícnic del jardín de los Martels es ideal para el almuerzo. La tarde puede comenzar con un paseo al ritmo del pequeño tren para terminar con una visita completa al jardín de los Martels. Pero esto es solo una sugerencia, podéis organizar como queráis vuestra jornada ideal…

 

TAMBIÉN OS GUSTARÁ

A voir, à faire dans les environs

Chargement en cours
Todos