Los museos

El centro de cerámica de Giroussens

El centro de cerámica revive el anclaje histórico que posibilitó el esplendor de Giroussens: el saber hacer de la alfarería y la cerámica. Hoy es una herramienta de expresión y valorización esencial de este arte, desde el pequeño taller hasta los grandes artistas contemporáneos.

Hay dos espacios de exposición, cuya vocación es resaltar lo mejor de la cerámica contemporánea nacional e internacional. La comisión artística del centro de cerámica organiza varias exposiciones temáticas al año y acoge la exposición itinerante anual de la asociación Terre et Terres (Tierra y Tierras), en junio, con motivo del mercado europeo de la cerámica contemporánea, que se celebra en las plazas y calles del pueblo.

Es accesible a personas con movilidad reducida. Se pueden organizar cursos de torneado para todos los niveles, técnicas de placa, cocción Raku, búsqueda de esmalte…

El espacio Bouniol está reservado a las obras de la escultora Lucie Bouniol, originaria de Giroussens. La tienda tiene a la venta el trabajo de muchos ceramistas, desde piezas únicas hasta objetos de uso diario. La librería propone una selección de revistas y libros especializados y es depositaria de la Revue de la Céramique et du Verre (Revista de la cerámica y del vidrio).

 

 

El Arqueositio de Montans

Montans es un lugar arqueológico famoso por su producción de cerámica gala y posteriormente romana. El Arqueositio propone un viaje en el tiempo para redescubrir una época en la que la pequeña aldea gala resplandecía por todo el Imperio romano con su producción de sigilatos, cerámica de gran calidad de color rojo y producida ya de manera casi industrial.

El Arqueositio presenta exposiciones permanentes, pero también reconstrucciones como las de una calle romana, un taller de alfarería galorromano o un horno de sigilatos.

También se organizan exposiciones temporales, animaciones y conferencias, espectáculos y talleres pedagógicos para pequeños y mayores durante todo el año (introducción a la cerámica, mosaicos, tejidos, cocina, frescos…).

Cada año en abril se dedica una semana a la antigüedad. Una compañía de reconstrucción histórica se instala en el parque, con campamentos romanos o galos y ofrece un espectáculo de batallas, juegos, artesanías, talleres interactivos…

 

inVINcible VIGNEron à Broze

InVINcible VIGNEron (juego de palabras con vino y viticultor) se instala en una antigua propiedad vitícola en el municipio de Broze. Es una entidad algo desconcertante, a medio camino entre un conservatorio vitivinícola y un museo del vino. Su propietario, Théo Elzinga, entonces viticultor de Nantes, comenzó en 1985 a buscar herramientas para «decorar su bodega». ¡Rápidamente se convirtió en una verdadera pasión!

En 2013 vendió su explotación. El encuentro con François Rouillard, otro apasionado coleccionista que desde hace tiempo tiene el Museo de los Oficios Antiguos en Vindrac, le hizo decidir dejar sus maletas en el Gaillacois. Entonces instaló su sorprendente colección, considerada por algunos la más completa de Europa, de herramientas vitivinícolas desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX.

Théo Elzinga se convierte en narrador cuando propone una visita. Para él, su colección no es un fin en sí mismo, quiere transmitir, explicar. InVINcible VIGNEron, además de la presentación de un incansable coleccionista enamorado de la herramienta, es una oda al trabajo, a la inventiva y, dice él, al genio de los hombres que sabían adaptarse, crear nuevas herramientas, recuperarse, encontrar soluciones, como después de la filoxera, cuando a principios de la década de 1880 tres cuartas partes de los viñedos franceses fueron devastados. El nombre de su museo-conservatorio expresa bien este sentimiento: la vid, el vino, el viticultor luchador, optimista… invencible.

 

vigneron gaillac

TAMBIÉN OS GUSTARÁ